Enviat per: sodepau | 25 Març, 2011

Reforzando el apartheid israelí

El parlamento israelí aprobó ayer martes 22 de marzo dos leyes, en un segundo y tercer debate de la cámara, según las cuales se prohíbe negar el carácter judío y democrático del estado de Israel y las comunidades judías de menos de 400 familias de Galilea y el desierto del Negev podrán elegir los residentes de dichas zonas a través de un “comité de aceptación”.

 

La primera ley, conocida como Ley Nakba (catástrofe), prohíbe a las organizaciones e instituciones israelíes negar el carácter judío y democrático del estado de Israel. Si así lo hicieran, se les retiraría el apoyo económico (a las organizaciones que estuvieran financiadas por el estado) y se les multaría. También estaría sujeta a estas medidas cualquier institución que conmemore el día 15 de mayo de 1948, día de la Nakba, como día de duelo, apoye la lucha armada contra el estado de Israel, incite al racismo o degrade la bandera o símbolos de Israel.

 

La segunda ley, impulsada por dos miembros del partido de centro-derecha Kadima y otro diputado del partido de ultra derecha Yisrael Beiteinu, establece que los “comités de aceptación” de las comunidades de hasta 400 familias (únicamente en Galilea y el Negev) podrán excluir a una familia o persona que no tenga recursos económicos para construir una casa en la comunidad, que sea menor de edad, que su centro de vida no esté en la comunidad, que una evaluación profesional determine que no está capacitado para integrarse en la comunidad o que sea cultural o socialmente incompatible con la misma.

Antes de ser aprobada, la ley fue modificada y a lo anterior se le añadió la prohibición de excluir a una persona por razón de raza, religión, nacionalidad o minusvalía física.

 

Estas leyes constituyen un obstáculo más a la ya limitada libertad de expresión y garantía de los derechos civiles y políticos en Israel.

La prohibición de rechazar el carácter judío y democrático del estado de Israel es una ley que forma parte de un proceso de represión de las voces disidentes dentro del estado de Israel. Recientemente, se aprobó en el parlamento la ley anti-boicot por la que se multará a las organizaciones o personas que llamen al boicot de personas o instituciones israelíes.

Además, el establecimiento de un comité que determine qué personas serán aceptadas como residentes en ciertas comunidades en el sur y norte de Israel es un instrumento perfecto para la discriminación de cualquier persona que no sea judía asquenazí, de clase media, heterosexual y religiosa.

 

Sin embargo, son los palestinos que viven en Israel los que sufrirán en mayor medida las consecuencias de estas dos leyes. La Ley Nakba los anulará aún más como grupo nacional dentro del estado de Israel y les negará su derecho a conocer y difundir su pasado histórico. La ley de “comités de aceptación” les discriminará por ser palestinos y les impedirá elegir su lugar de residencia (ya de por si limitado debido a la restricción de acceso a la tierra a personas no judías). Así, el régimen de apartheid israelí sigue consolidándose, como no puede ser de otra manera en un estado creado para y por la “etnia” judía.

P.A.O.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: