Enviat per: sodepau | 2 Febrer, 2011

Un comunicado de Addameer y un artículo de AIC traducidos

El Director General de Ittijah, Ameer Makhoul, condenado a 9 años de prisión: Addameer pide que se ponga fin a la detención arbitraria de defensores de los derechos humanos, así como a la liberación de todos los detenidos.

[RAMALA, 30 de enero de 2011] La Asociación Addameer de Apoyo a los Presos y los Derechos Humanos condena la sentencia de nueve años de prisión y un año de prisión condicional para el defensor de los derechos humanos Ameer Makhoul. Esta sentencia fue dictada el domingo 30 de enero por el Tribunal de Distrito de Haifa. El señor Makhoul es un destacado activista político, director general de Ittijah -la Unión de Asociaciones Árabes de Base en Israel- y presidente de la Comisión Pública para la Defensa de la Libertad Política en el marco del Alto Comité de Seguimiento de los Ciudadanos Árabes de Israel. Actualmente se encuentra detenido en la cárcel de Gilboa, en el sur de Israel.

El Sr. Makhoul fue detenido en su casa en la madrugada del 6 de mayo de 2010, dos semanas después de haberle sido impuesta la prohibición de viajar fuera del país por el Ministerio del Interior de Israel. Durante dos semanas permaneció recluido en régimen de incomunicación, tiempo en el que fue sometido a intensos interrogatorios. El 27 de mayo, el Sr. Makhoul fue acusado de espionaje, ayuda al enemigo en tiempos de guerra -lo que conlleva una sentencia máxima de cadena perpetua-, contacto con un agente extranjero y otros cargos contra la seguridad del país. El Sr. Makhoul negó con rotundidad las acusaciones contra él, declarando ante el tribunal de primera instancia en Petah Tikva que su confesión fue resultado de los duros métodos de interrogatorio utilizados contra él. El 27 de octubre de 2010, el señor Makhoul aceptó un acuerdo con la fiscalía para declararse culpable de espionaje, grave espionaje, contacto con agente extranjero y conspiración para ayudar al enemigo en tiempos de guerra. A cambio, la fiscalía retiró los cargos de asistencia al enemigo en tiempos de guerra, la acusación más grave contra Makhoul, lo que habría conducido a una sentencia de cadena perpetua. Esto pone de manifiesto la presión a la que fue sometido el Sr. Makhoul para acordar con la fiscalía la reducción de su condena. De hecho, los nueve años de prisión impuestos al señor Makhoul casi alcanzan la máxima pena en este tipo de recursos de súplica -diez años- obviando las peticiones formuladas por su defensa para reducir la setencia a siete años.

Addameer condena la dura sentencia impuesta al señor Makhoul, considerándola parte de una campaña más amplia por parte de las autoridades israelíes, para silenciar a todos los defensores de los derechos humanos que denuncian las violaciónes israelíes de los derechos humanos. Además de los arrestos y detenciones arbitrarias, las autoridades israelíes han combatido en los últimos años el activismo palestino por los derechos humanos con una variedad de medidas represivas que incluyen redadas, deportaciones, prohibición de viajar al extranjero, denegaciones de visados y ataques de los medios de comunicación contra las ONG palestinas. Aemás, las comunidades palestinas que trabajan a través de organizaciones de base en la defensa de sus derechos enfrentan continuamente castigos colectivos en forma de cortes de carretera, asedios y la destrucción de sus propiedades, amenazas a individuos y comunidades enteras, palizas, el uso de munición letal y no letal contra ellas, incluyendo gas lacrimógeno de alta velocidad, incursiones armadas, frecuentemente saldadas con población civil herida o asesinada.

Addameer ve la detención del señor Makhoul como una deliberada violación de los derechos y libertades básicas que protegen internacionalmente a los defensores de los derechos humanos, particularmente la libertad de movimiento, expresión, asociación y reunión pacífica. Además, teniendo en cuenta que los cargos y subsiguiente sentencia se basan en lo que el mantiene fue una confesión forzada, Addameer considera que el juicio al señor Makhoul se realizó en evidente violación de los principios fundamentales para un proceso judicial, así como de los mínimos estándares de los derechos humanos.

En este sentido, Addamer urge a los representantes de gobiernos extranjeros, incluyendo a las oficinas de representación extranjera ante la Autoridad Palestina en Ramala y los Consulados en Jerusalén Este, así como a las representaciones de la Comisión y el Parlamento Europeos, organizaciones de derechos humanos y agencias de las Naciones Unidas a:

–       Pedir la inmediata liberación de Ameer Makhoul y la eliminación de todos sus cargos;

–       Tratar el caso del señor Makhoul en sus encuentros con represntantes del gobierno israelí;

–       Presionar a Israel para que ponga fin a su política de detención arbitraria y deportación de los defensores de los derechos humanos.

Para más información sobre la campaña de represión israelí contra los derechfores de lso derechos humanos palestinos, por favor, visite nuestra página web: www.addameer.info

Artículo de AIC
Ameer Makhoul sentenciado a nueve años de prisión.

Domingo, 30 de enero de 2011. Tania Kepler para el Alternative Information Center (AIC)

El defensor de los derechos humanos palestinos Ameer Makhoul fue condenado el pasado domingo 30 de enero a nueve años de cárcel bajo los cargos de espionaje y contacto con un agente extranjero.

Makhoul, que es Director de Ittijah -Unión de Asociaciones Comunitarias de Base Árabes en Israel y Presidente del Comité Público para la protección de las libertades políticas, fue detenido el 6 de mayo de 2010 por el Servicio Israelí de Seguridad General y la policía. En un principio sus cargos también incluían asistencia al enemigo (en este caso, Hezbolá) en tiempos de guerra, que en Israel supone una pena de cadena perpetua.

Makhoul firmó un acuerdo con la fiscalía israelí el pasado 27 de octubre de 2010, según el cual recibiría una reducción de su condena por cargos reducidos.

“Mi marido está siendo duramente castigado por apoyar la justicia social y política. Ha sido tratado injustamente y a través de su condena están tratando de asustar a la población árabe en Israel” ha declarado su esposa Janan en la vista del domingo.

Su hermano, el antiguo miembro del parlamento israelí Issam Makhoul, explicó a Ynet News: “No se trata de un ataque a la seguridad del estado. Están tratando de atacar su libertad de expresión. Esto es una persecución política contra un hombre que ha contribuido tanto a la justicia y que en ningún momento pretendió atacar la seguridad del estado. Siempre actuó de acuerdo a la ley”.

Cuando la Seguridad General Israelí y la policía entraron en la casa de Makhoul en Haifa en la madrugada del 6 de mayo del año pasado, y lo arrestó, fue llevado a una dependencia de seguridad israelí incomunicado incluso de sus abogados y su familia durante dos semanas. Durante este tiempo el confesó las acusaciones vertidas sobre él. Se considera que esta confesión fue arrancada bajo coerción.

El señor Hatem Kanaane, portavoz del Comité Popular de Defensa y Solidaridad con Ameer Makhoul dijo: “Ameer, su familia, sus abogados y el comité de solidaridad tuvieron que tomar la difícil decisión de aceptar la realidad de su situación y asumir un acuerdo con la fiscalía.”

El señor Kanaane añadió que “tras 16 horas de privación del sueño, atado a una silla en una posición que implicaba tortura, Ameer dijo que firmaría los cargos que ellos quisieran. Estaba roto.”

Aunque las autoridades israelíes confiscaron numerosos ordenadores y documentos pertenecientes a Ameer, la organización Ittijah y su familia de Ameer, y a la escucha de más de 30.000 conversaciones mantenidas por Ameer en los dos años anteriores, las autoridades israelíes no habían encontrado evidencia alguna contra Ameer, aparte de su propia confesión.

Orna Kohn de Adalah: El Centro Legal para los derechos de la Minoría Árabe en Israel, que trabajó en la defensa de Ameer, declaró que “la ley israelí define ampliamente la así llamadas ofensas a la seguridad, que criminalizan conductas y acciones que nadie esperaría ver incluidas en el Código Penal. El resultado es que le resulta muy fácil al Fiscal General israelí convencer a un juez de que una persona es culpable.”

Cuando un palestino es acusado de poner en peligro al estado de Israel, es casi imposible que escape de un tiempo en prisión, incluso si no existe la mínima evidencia que pruebe esta acusación. Ameer se une a los miles de presos y presas palestinos que cumplen penas de cárcel en prisiones israelíes por crímenes que nunca cometieron. Su familia, amigos y la comunidad a la que el sirvió de forma vehemente velarán llenos de angustia y ansiedad su liberación.

Antes de recibir su sentencia Ameer Makhoul habló ayer en la corte: “Cualquier sentencia será considerada ante mis ojos como cruel y vengativa contra la población árabe y su legítima lucha aquí y en el resto del mundo. El tribunal debe probar si son jueces o miembros del Shin Bet (Seguridad General israelí), un lugar de justicia o el patio trasero del Shin Bet. He admitido los cargos como parte de una realidad impuesta, pero intentaré continuar mi trabajo legítimo por el pueblo palestino en Israel.”


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: