Enviat per: sodepau | 22 Novembre, 2010

El Magreb hierve, el Sahel en llamas

La situación que se vive en buena parte del Magreb, en parte del Norte de África y del Sahel desde hace ya décadas, debiera de haberse tomado más en serio por nuestros políticos hace ya tiempo y no sólo priorizar políticas a corto plazo y máxima rentabilidad económica a costa de los derechos humanos, políticos, sociales y culturales en esos países.

Es una amplia región donde viven millones de personas, con muchos millones de ellos sumidos y sometidos a la pobreza, a la miseria, sometidos a la arbitrariedad, la injustica, al bloqueo político permanente, por parte de unos gobernantes y regímenes políticos autoritarios que son alimentados por nuestros gobiernos europeos y nuestro dinero a cambio de mal vender sus recursos naturales.

Los beneficios de estos negocios sirven única y exclusivamente para perpetuar en el poder a estos dictadores (en algún caso los Ministros de Defensa o de Interior o de la Seguridad Militar mandan más que el presidente de turno) y sus dictaduras (reconociendo que hay importantes diferencias y diferentes perfiles entre ellos a la hora de catalogarlos como tal) y su dominio sin limites contra amplias capas de sus poblaciones. Lo que estos días esta sucediendo en el Aiún no escapa a este esquema general que conlleva la perpetuación de la violencia en toda la región, que enquistada se mueve en términos de acción-represión-resistencia-represión en toda la región Magrebi-Saharo-Saheliana, a pesar o por los millones de euros volcados por las potencias occidentales a los gobiernos de turno, para en teoría, mejorar la “gobernabilidad democrática y social” de estos países, fondos engullidos por estructuras estatales totalmente corrompidas.

Solamente en los años 2008, 2009 y lo que llevamos del 2010, centenares de revueltas sociales, muchas de ellas reprimidas violentamente (con su secuela de muertos, heridos, enjuiciamientos, encarcelamientos y mal tratos), se han sucedido en Argelia (ver lista e información sobre las mismas en la web: http://www.algeria-watch.de/fr/arti…); lo mismo podemos decir de Marruecos, si bien hay que señalar que en menor medida; lo mismo en Níger y Mali, pero bajo otras formas de revuelta, en Mauritania….. La desestructuración social, la falta de democracia y de un reparto mínimamente equitativo de las riquezas (la región es riquísima en recursos naturales explotándose y sin explotar) se perpetua en el tiempo. Lógicamente, esta situación y la violencia cíclica y endémica, es aprovechada por unos y otros para sus juegos políticos de presión y desestabilización del “vecino competidor” o al que chantajear, para que firme tal o cual acuerdo económico, instrumentalizando esa violencia y a sectores políticos de esas poblaciones para los intereses de las camarillas corruptas en el poder de estos países. Argelia lo hace históricamente con Marruecos, utilizando como excusa la represión ejercida por éste país en el Sahara Occidental. Marruecos le devuelve la pelota al Polisario y a Argelia, apoyando y dando cobertura a las disidencias en Tinduf, controlado por el F. Polisario bajo la tutela de los militares argelinos. Argelia lo hace en el Sahel, utilizando o habiendo utilizado al AQMI (AlQaida) y a ciertos movimientos tuaregs de Mali y Níger, Mali no lucha contra el AQMI (que esta muy bien consolidado en el norte de ese país) y dice que la responsabilidad mayor de la existencia de AlQaida en su territorio la tiene Argelia (argumentación defendida por el resto de países de la región). El régimen mauritano aprovecha la excusa del terrorismo para estrechar su alianza con Francia, gran avalador del golpe de estado mediante el que se impusieron los actuales gobernantes en ese país, lo que es visto por Argelia como una injerencia externa a la región y un obstáculo a sus pretensiones hegemónicas regionales, y etc, etc, etc.

Marruecos/Sahara Occidental. Guerra de sombras.

En primer lugar hay que señalar, que el Estado de Marruecos esta obligado a garantizar el respeto más absoluto de los derechos humanos, sociales, políticos, económicos y culturales de los ciudadanos del Sahara Occidental y del resto de territorios bajo su dominio. No es de recibo que un Estado con relaciones preferentes con la Unión Europea, que ha firmado un Acuerdo de Asociación con la misma, viole sistemáticamente los derechos más elementales de amplias capas de la población. Que a pesar de los avances producidos en relación a otras épocas pasadas, la practica de la tortura y los malos tratos sigan siendo habitualmente aplicados a los detenidos; que las desapariciones forzosas temporales sea una practica cada vez más utilizada por sus fuerzas de seguridad; que miles de prisioneros sigan encarcelados meses e incluso años sin ser juzgados y en muchos casos sin acusaciones concretas; que se realicen juicios políticos camuflados; que se reprima a periodistas y se cierren medios de comunicación (el último la oficina en Rabat del canal de televisión árabe Aljezziras), y un largo etcétera de violaciones. De todo ello son víctimas los ciudadanos del Sáhara Occidental y de todo el territorio de Marruecos. ¿Pero por qué sucede esto? Por decirlo de manera sintetizada, porque la relación del Marruecos actual con la democracia y el respeto de los más elementales derechos humanos se puede definir como “de un paso adelante, dos pasos atrás”; ¿y por qué? Pues porque en Marruecos coexisten dos modelos incompatibles de estructura estatal, uno que es el de siempre, el modelo Makhzeniano, semi feudal, autoritario, donde los ciudadanos son simples súbditos y no ciudadanos; y otro, incipiente que se podría aproximar a una democracia formal, que es empujado y al que da vida el diverso, plural y extendido tejido asociativo y de manera dubitativa algunos sectores o corrientes de determinadas fuerzas políticas y económicas del país. Esta incipiente estructura, digamos que formalmente o pretendidamente democrática, es permanentemente bloqueada cuando se trata de iniciativas profundas de transformación social y política o simplemente de verdadero cariz reformista, por la estructura Makhzeniana autoritaria, no democrática y semifeudal.

Lógicamente, ello es así porque el avance de la segunda podría significar la perdida del absoluto control político y económico del país que los dirigentes de la primera tienen desde la independencia. Por supuesto no es una situación viable esta dualidad y perversión del concepto de ciudadano en súbdito, pero el contexto regional e internacional tampoco ayuda a que las cosas puedan cambiar a corto plazo y de forma positiva. En todo el Magreb podríamos hacer análisis muy parecidos sobre todos los estados que lo componen. Curiosamente, en el conflicto del Sahara Occidental, el otro actor político-militar importante y enfrentado desde hace décadas al Estado marroquí, el Frente Polisario, también muestra síntomas de ser una estructura agotada e inviable. Haciendo buena aquella frase de: “El peligro inherente a todo movimiento es el de reproducir lo que combate y a esto nadie escapa” en los territorios que el Frente controla también es exigible el máximo respeto por los derechos humanos, por la libertad de opinión y de movimientos, por la no utilización de la represión y el chantaje contra aquellos saharauis que disienten, por la implementación de la democracia en esos territorios que controla y la apertura del campo político saharaui a otras corrientes de opinión, tribus y clanes, diferentes de los detentadores tradicionales del poder en el Frente y en la zona (“los aristócratas del desierto”).

En relación a entender la actual situación en el Sahara Occidental y los movimientos, sucesos y acontecimientos que se están produciendo (diálogo internacional F.Polisario-Marruecos , movilizaciones en el Aaiún -posiblemente lideradas por miembros de la tribu Teknas y especialmente los Izarguiyen-, el próximo nombramiento como embajador marroquí en España del principal notable del tercer grupo tribal en importancia dentro del F. Polisario, los Ulad Delim -Ahmedu Uld Suilem- antiguo fundador de la organización y que en julio del 2009 huyó gran parte de su familia de Tinduf, lo que generó una gran campaña mediática en Marruecos y según parece represión contra los Ouled Delim y sus aliados en Tinduf); es fundamental tener en cuenta por el lado saharaui, dicho lo dicho por el lado marroquí, que tres grandes familias controlan el 80% de las riquezas del Sahara y del Aaiun. Dos de ellas pertenecientes a la gran tribu de los Eguibat (una se llama precisamente Dirham), tribu a la que también pertenece mayoritariamente la dirección y cuadros políticos y militares más importantes del F. Polisario, y la otra es los Ait Baamara (venida de Tarfaya). La alcaldía del Aiún y dirigentes de otras instituciones, como la especie de parlamento local saharaui creado por Mohamed VI, también lo controlan los Erguibat.

Los Uled Delim, por su parte van ganando cuotas de poder en este nuevo proceso (el futuro embajador en España); y en cambio los distintos grupos Teknas (Izarguiyen y otros) quedan automáticamente desplazados de cualquier esfera de poder económico y político, bien sea en un lado u otro (salvo algunos notables bien colocados en Rabat). En un posible nuevo escenario con una solución pactada impuesta por EEUU, no tendrán nada que hacer precisamente en la ciudad que los Izarguiyen fundaron. Ahora los Izrguiyen (y otras tribus teknas engañadas con la Marcha Verde) viven excluidos y marginados socio-económicamente en determinados barrios del Aaiún. Desde estos barrios, hasta hace bien poco algunos de sus miembros se beneficiaban de migajas de su implicación en el contrabando de tabaco y del tráfico de emigrantes con Canarias. Esta exclusión y marginalización socio-política explica las reivindicaciones sociales de los acampados.

Es significativo el hecho de que en otras poblaciones del Sahara Occidental no hayan cuajado las acampadas, especialmente en Smara, ciudad que se dice bajo el control de los Erguibat, pero estos difícilmente van a movilizarse, teniendo en cuenta que son los grandes beneficiados del actual estatus político y evolución de los acontecimientos en Rabat, Aaiun y Tinduf.


Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

Categories

%d bloggers like this: